miércoles, 15 de septiembre de 2010

JUSTO AL BORDE DE LA PRIMAVERA- LA NOCHE DE LOS LÁPICES


La operación conocida como la Noche de los lápices, que se desarrolló entre agosto y octubre de 1976, implicó el secuestro y desaparición de estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata, que habían luchado en defensa de un boleto estudiantil. En la madrugada de ese día, entre las 12:30 y las 5 hs fueron secuestrados de los domicilios donde dormían los estudiantes secundarios y militantes de la UES: Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Claudio de Acha, Daniel Racero, Horacio Ungaro y Francisco López Muntaner. Hoy continúan desaparecidos. Claudio de Acha, 17 años Fecha de Nacimiento: 21 de septiembre de 1958, en el barrio Los Plátanos, cerca de la ciudad de La Plata. Colegio: Colegio Nacional. María Claudia Falcone, 16 años Fecha de Nacimiento: 16 de Agosto de 1960, en la ciudad de La Plata. Colegio: Bellas Artes. Horacio Ungaro, 17 años Fecha de Nacimiento: 12 de mayo de 1959. Vivía en Gonnet. Colegio: Escuela Normal Nº3 Daniel Alberto Racero, 18 años Fecha de Nacimiento: 28 de Julio de 1958 Colegio: Escuela Normal Nº 3 María Clara Ciocchini, 18 años Fecha de Nacimiento: 21 de abril de 1958. Vivía en La Plata. Francisco López Muntaner, 16 años Fecha de Nacimiento: 7 de Septiembre de 1960 Colegio: Bellas Artes.




LA MANO ANONIMA mí hija María Claudia, militante de la UES secuestrada durante La noche de los lápices. Mano anónima aleve y asesina, con sólo tocarte ha intentado macular tu pureza, tu inocencia, por cierto, fracasando. Tu grandeza de alma es infinita. Tu generosidad, ilimitada. Virtudes tales son inmaculables. La mano anónima, aleve y asesina, no ha podido mancharte por mas que lo intentara. Y esa pureza constituye tu triunfo. TU VICTORIA y su derrota. Has vencido, hija mía, y tu victoria ha sido apocalíptica. Aunque tu estés ausente todavía yo te lloro y te admiro al mismo tiempo.




Jorge Ademar Falcone.






Por iniciativa de alumnos y docentes de la Escuela Media Nro 7, del barrio porteño de Palermo, y después de meses de debate de la comunidad educativa, se impuso al establecimiento el nombre de MARIA CLAUDIA FALCONELa Noche de los Lápices seguirá en la memoria MEMORIA SIEMPRE JOVENAbarrotadas de jóvenes estudiantes secundarios se vieron las amplias salas A-B del Centro Cultural San Martín, en la Capital Federal, en la mañana del 10 de mayo de 2000. Por iniciativa de alumnos y docentes de la Escuela Media Nro 7, del barrio porteño de Palermo, y después de meses de debate de la comunidad educativa, se impuso al establecimiento el nombre de MARIA CLAUDIA FALCONE. María Claudia fue una de las estudiantes secundarias que, habiendo militado por el derecho al uso del boleto escolar, entre otros pedidos, resultó detenida-desaparecida la fatídica noche del 16 de setiembre de 1976, durante la dictadura militar argentina, en la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Formaban parte del público miembros de Madres Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Abuelas de Plaza de mayo e H.I.J.O.S. Junto con ellos, Pablo Díaz, sobreviviente a La Noche de los Lápices, y gran cantidad de estudiantes, docentes, autoridades y vecinos compartieron un acto emocionante. Subieron al estrado los abanderados de numerosas escuelas, con sus escoltas. Se trajo la bandera del colegio. Se escuchó la palabra de docentes y alumnos, que impulsaban el mantenimiento de la memoria y se comprometían a impulsar la defensa de los derechos, como hicieron los chicos de La Noche de los Lápices. Y habló también Nelva de Falcone, madre de María Claudia, con palabra vibrante en su pedido de justicia y verdad. Poema de Pablo Díaz, uno de los sobrevivientes de La Noche de los Lápices. (Junio de 1985) Dedicado a Claudia(Claudia Falcone, peronista y montonera, una de las secuestradas aquella fatídica noche)




Hoy me he quedado inmóvil observando en el recuerdo el beso que se estrellaba en el muro. Flor o acero. Ni ángel ni desángel. Sólo la verdad desnuda. La voz es un reclamo de amor y un instante duro. Pero las manos no pierden el momento de tus manos. ¿dónde estás, en qué tiempo, en qué mundo te encuentro? ¿Hasta dónde estiro la mirada para verte? Si me dieras una señal, el próximo 31 de diciembre me llegaría hasta vos. No creas que no te busco, no me olvido, pues no hubo adiós; nos dijimos hasta luego. Por favor, que las aguas del mar te traigan hasta mí. O la soledad del otoño, o las flores de la primavera. Como quieras. Pero no dejes de volver a lo que soñamos. Si no es conmigo, ojalá que igual estés en paz. ¿Te acordás? Habíamos quedado en ir de vacaciones o de juntarnos todos los chicos a tomar cerveza. Pero estoy solo, ni vos ni ellos han vuelto. y yo camino mirando a ver si los encuentro. Me junto con sus madres, padres, hermanos, tíos, amigos, y no sé qué decirles, ¿dónde están las palabras para ellos? Todavía no he aprendido a no desafinar, ¿y las idas a las villas? ¿Qué es esto de sobreviviente? ¡Por favor! Que algún día los encuentre. Pablo Diaz Compañeras y Compañeros Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Claudio de Acha, Daniel Racero, Horacio Ungaro Francisco López Muntaner ¡¡PRESENTES!!




El pueblo los ama La patria no olvida Revista Koeyu LatinoamericanoCaracas, Venezuelarevista@koeyu.com http://www.koeyu.com/

1 comentario:

Carla dijo...

Muy interesante. Estuve hablando con mi vecina que vive en el mismo alquiler de departamentos en buenos aires en el que me encuentro yo actualemnte. Ella esta por cumplir los 80, y me comento que era profesora en la facultad ed filosofia y letras de la UBA en aquel mokmento y como lo viviencio todo. Le voy a decir que entre al blog y deje un cokmentario, es realemente muy valioso su aporte, en mi opinion.
Saludos